78 AÑOS PARA RINGO BONAVENA

Por Ruben Torres.

Ringo Bonavena cumpliría Hoy 78 años
El boxeador que se le animó a todos nación un 25 de septiembre de 1972 y quedará en la historia por su humildad, su andar canchero y por haberle puesto los pelos de punta a Muhammad Ali en Estados Unidos.

De los tantos ídolos que la historia le ha dado al deporte argentino y a la cultura en general, Oscar Natalio Bonavena debe ser considerado el primer gran ídolo popular.

Su vida, sus orígenes, su historia y sus agallas lo convirtieron en leyenda, pero con dos sabores amargos en su vida: ser campeón sin corona y la desgracia de su muerte vinculada a la mafia.

El 25 de septiembre de 1942, «Ringo» nació en el barrio de Boedo, pero siempre fue fanático de Huracán. Desde ahí, empezó a forjar su estilo golpeador y letal que lo llevó a ser uno de los mejores pesos pesados de la historia y además a animarse a subirse al ring a las grandes bestias de los ’60 y ’70.

Con su estilo fanfarrón y canchero, Bonavena fue el primer «vendehumo» del boxeo y con sus forma de ser se vendía a todo el mundo. Así fue como llegó a tener dos combates con Joe Fraizer, al que tumbó en una misma pelea dos veces, y en 1970 colmó el Madison Square Garden para enfrentar a Muhammad Ali.

En esa época, la carrera de Ringo llegó a un punto tan alto que la revista The Ring lo clasificó como tercer mejor peso pesado del mundo en 1968 y 1970. Sin embargo, sin poder ser campeón mundial, terminó su carrera con un record de 68 peleas logrando 58 victorias, 9 derrotas y tumbado a su rival en 44 oportunidades.

Fuera del cuadrilátero, Bonavena regaló cosas maravillosas como sus fotos, romances, el look, pero además dejó frases que trascienden el deporte y siguen vigentes hoy en día. «Cuando suena la campana te dejan sólo, hasta el banquito del rincón te sacan», fue una de sus mejores reseñas, como también esta: “De tanto repetir en la escuela, casi me caso con la maestra».

Sin embargo, la vida de este loco lindo terminó de la peor manera. A los 33 años fue asesinado de un escopetazo en Reno, Nevada. Ese trágico 22 de mayo de Ross Brymer, un guardaespaldas del famoso burdel «Mustang Ranch», manejado por el poderoso mafioso llamado Joe Conforte, fue el autor del crimen.

El impacto en la sociedad fue tan grande que previo a ser sepultado en el cementerio de la Chacarita, fue velado puertas abierta para todos los argentinos en el mítico Luna Park y asistieron más de 150.000 personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *