Alerta a los vecinos, al lado de su casa está viviendo un asesino

El represor José Maidana fue escrachado de manera colectiva en su domicilio de Adrogué.

Jose Maidana -alias “ El Paraguayo”- es recordado por los sobrevivientes del Centro Clandestino de Detención “El Vesubio” como el represor más sádico y sangriento del lugar. Varios de ellos se presentaron hoy ante su casa -ubicada en Nother al seiscientos de Adrogué- acompañados por sus familias, diversas agrupaciones y vecinos, para exigir que se cumpla efectivamente su condena y no goce de la libertad condicional.

Beneficios de la feria

El ex jefe de guardias del Vesubio fue condenado a 22 años de prisión en 2011 por delitos de lesa humanidad contra 91 víctimas. Sabrina Namer la jueza suplente del tribunal oral federal N°4 le concedió la libertad condicional durante la feria judicial de Enero. 

Las contradicciones de este caso son notables, mientras que los peritos psicológicos de la corte suprema de justicia expresaron que “aún subsisten en su subjetividad y en su matriz vincular elementos agresivos y coactivos que no resultan, desde la disciplina de la Psicología, propiciatorios para el mantenimiento de vínculos saludables, estimándose que puede incurrir en riesgo para terceros”, los penitenciarios lo calificaron como una “Conducta ejemplar” y esto dio el pie a una posible “reinserción social favorable”.

Tanto su esposa como su hijo expresaron su descontento ante el Consejo Correccional ya que ambos le temen a Maidana. Si bien están resguardados gracias a la perimetral expresaron que tienen “ciertos miedos a la reacción que pueda llegar a tener el mismo”. Debido a esto, él reside ahora mismo con su hija quien actúa como mediadora entre el represor y el resto de la familia.

Las movilizaciones tienen su efecto

Durante los últimos dos meses se hicieron varias movilizaciones y escraches ante su casa por la convocatoria de H.I.J.O.S, la comisión vesubio y Puente 12. También se sumaron militantes de los partidos de izquierda, ATE Almirante Brown, Suteba, Correpi, la CTA Autónoma, La Campora de Lomas y Alte. Brown y comisiones de derechos humanos de los clubes como Los Andes, Temperley y Banfield.

Al grito de “La única casa para un genocida es la cárcel” muchos vecinos mostraron su repudio tanto dentro como fuera de sus casas. En las calles aledañas a Nother se pueden ver advertencias que alertan la presencia de José Maidana o carteles desde sus ventanas donde se lee “No queremos a represores en nuestro barrio”.

Algunos sobrevivientes relataron sus experiencias con Maidana durante sus tiempos en el Vesubio, uno de ellos hoy tiene varios huesos dañados debido a las patadas que le propiciaban mientras que se encontraba retenido por lo grilletes anclados a la pared. Otros contaron sobre las causas pendientes por violaciones y abusos sexuales en el juicio oral de Vesubio IV. 

Casi al final de la marcha, después de que los grupos expresaron su bronca y tristeza, se anunció por el parlante que la inmobiliaria dueña del departamento donde reside el represor había revocado su contrato de alquiler. Si bien esto es una alegría para sus vecinos, no quita que Maidana siga libre. Ahora tendrá que tomarse el tiempo de buscar una nueva casa… pero a sabiendas que a donde vaya lo irán a buscar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *