El país de las persianas bajas

Comparte esta nota

En cada cuadra hay una persiana metálica baja, a cada paso se ve una vidriera menos y un local más que cierra en una constante de cada semana. La sensación es que los cierres continúan y la situación se acentúa a medida que pasan las semanas. Comerciantes se quejan y advierten que se hace imposible mantener un local con facturas de servicios de 70 mil pesos.

La peatonal de Lomas de Zamora, la calle Laprida, muestra varios espacios vacíos. Algunos llaman más la atención como el local que ocupaba la perfumería Simplicity, una cadena que tienen decenas de sucursales en Buenos Aires y el resto del país.

Solo en junio cerraron más de 2000 locales en el conurbano y más de 10 mil en lo que va del año.

La peatonal muestra un movimiento atenuado, en comparación con las vacaciones de invierno de hace algunos años. Esto causado por la reducción del volumen de venta, que influye negativamente en las arcas de los comerciantes que enfrentan suba de tarifas y de alquileres, entre otras cuestiones.

En la tercera cuadra de la peatonal hay 41 locales y apenas uno cerrado, era una desquería; en la cuarta siguiente son 37 los espacios comerciales de los cuales tres han cerrado sus puertas: Uno de ellos es Simplicity, pero también bajaron sus persianas uno dedicado a los créditos personales y el de indumentaria Ave Fénix.
En las galerías, la situación se repite. En Oliver son tres los que ya no atienden al público y vaciaron las vidrieras: uno dedicado al calzado (Mandarina) y dos de indumentaria (Snow Ball y 476 Street). En la galería El Aljibe también hay espacios vacíos: el último cierre fue el del comercio dedicado a la venta de ropa femenina Valkiria.


Las ventas van a la par que la economía del país, mes a mes caen en picada y la única solución posible es cerrar locales para evitar perdidas mayores.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: