EVITA CUMPLE

Hoy jueves 7 de Mayo, es el 101° aniversario del nacimiento de María Eva Duarte de Perón, más conocida como “Evita”. Para muchos fue la “madre de los descamisados”, para otros fue una molestia a sus intereses; lo cierto es que nadie puede negar la incidencia de esta dirigente en la historia moderna argentina. En sus cortos pero intensos 33 años, logró dejar una huella en los corazones de los argentinos (para bien o para mal), que se prolonga hasta hoy en día.

El rol más destacado de Eva, fue a cargo de la Fundación Eva Perón (1948-1955), destinada a labores de asistencia social y lucha contra la pobreza. Además, la ley del voto femenino (aprobada el 23 de Septiembre de 1947), que consagró la igualdad de derechos políticos entre varones y mujeres; fue impulsada fuerte- mente por Evita. En 1949, la dirigente buscó incrementar la influencia política de las mujeres fundando el Partido Peronista Femenino. El PPF estaba dirigido exclusivamente por mujeres, era totalmente autónomo y estaba organizado en unidades básicas que se abrían en los barrios, pueblos y sindicatos.

La igualdad política de hombres y mujeres, se complementó con el impulso de Eva a la reforma constitucio- nal de 1949 que estableció la igualdad jurídica de los cónyuges y la patria potestad compartida, así como los derechos del niño y de la ancianidad.

A fines de 1947 Evita gestionó la compra del diario Democracia, para convertirlo en su vocero. Publicaba semanalmente artículos escritos por ella misma, sobre cuestiones políticas de actualidad. Entre los títulos de sus artículos se encontraban “Ayuda social, sí; limosna no”, “Olvidar a los niños es renunciar al porvenir” y “El deber actual de la mujer argentina”. Con respecto a la tarea sindical, Eva desarrolló un intenso trabajo desde la Secretaría de Trabajo y Previsión, gestionando todo tipo de iniciativas y reclamos, organizando nuevos sindicatos, participando en las negociaciones, asistiendo a las asambleas en las fábricas, o simplemente recibiendo donaciones de los sindicatos. Con sus acciones, Evita demostró no ser sólo la “Primera Dama”; sino también un nexo entre Perón y los trabajadores.

Lamentablemente, la líder murió a sus jóvenes 33 años tras una batalla contra el cáncer de cuello uterino. Los dejo con un fragmento de su último discurso, pronunciado a sabiendas de su inminente partida: ”Porque nosotros no nos vamos a dejar aplastar jamás por la bota oligárquica y traidora de los vende patrias que han explotado a la clase trabajadora, porque nosotros no nos vamos a dejar explotar jamás por los que, vendidos por cuatro monedas, sirven a sus amos de las metrópolis extranjeras; entregan al pueblo de su patria con la misma tranquilidad con que han vendido el país y sus conciencias “- 1 de Mayo de 1954

Por: Lara Belén Luk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *