La pelota que tapó un país

Un día como hoy, un 24 de marzo de 1976, asumía el mando la última junta militar en nuestro país.

Junto a los militares llegó un comunicado que llevó tranquilidad a los apasionados del fútbol, la Selección Nacional jugaba en Polonia y se ordenó televisar el partido por cadena nacional.

En la ciudad polaca de Chorzow, el seleccionado dirigido por César Luis Menotti le ganaba a los locales 2 a 1 en el marco de una gira que había empezado con un triunfo por 1 a 0 ante la Unión Soviética. Los goleadores del triunfo fueron Héctor Scotta y René Houseman.

El fútbol sería la mejor propaganda por la Copa Mundial Argentina 1978 en medio de un terrorismo de Estado. Entretener a la gente con un acontecimiento único en el país.

El 25 de Junio de 1978 Argentina vencía a Holanda 3 a 1 en cancha de River. El primer título mundial de su historia. Fue el Mundial de Ubaldo Matildo Fillol, También de Mario Alberto Kempes.

Aunque a metros del Monumental de Nuñez funcionaba el centro clandestino de detención de la ESMA. Algunos sobrevivientes todavía recuerdan los gritos de felicidad de los hinchas que celebraban el título.

Hoy a 44 años del golpe militar, es bueno tener memoria de estos sucesos y no olvidar, no plantearlos como algo del pasado que no tiene que ser revivido y recordado, sino pensar el “Nunca Mas” como una oportunidad de que nuestras voces sean escuchadas…

Hoy levantamos la pelota por todos aquellos que no pudieron. Ni olvido, ni perdón, simplemente justicia.

Por Magalí Lencinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *