Malvinas: Una herida abierta

El 2 de abril de 1982 el ejército Argentino desembarcó en Malvinas, dando inicio a la Guerra por la recuperación de las islas ocupadas ilegalmente por Inglaterra.

Esta fecha es uno de los momentos más cercanos, dolorosos y sangrientos de nuestra historia actual, es por ello que deseamos recordar a los jóvenes que participaron de esta guerra, desde el servicio que han hecho a nuestra patria.

El valor que demostraron al afrontar, no solo las duras e injustas condiciones de la lucha armada, sino el resto de sus vidas, que hacen que cada año dediquemos un tiempo a reconocer y agradecer su entrega.

Un día como hoy homenajeamos a 649 héroes que descansan en el cementerio Darwin, o en las profundidades de las aguas del Atlántico sur, a sus familias, que sufren el frío de su ausencia, a los que lograron sobrevivir y hoy se encuentran conmemorando junto a todos, a los heridos y mutilados en cuerpo y alma, a los que sufren las nefastas consecuencias de esta herida, a los que los desbordo el espanto y la desesperación y terminaron suicidándose, a todos aquello, pero ¿Qué pensamos cuando hablamos de Malvinas?.

Cuando recordamos a Malvinas no solo lo hacemos por las bombas y estruendos, sino en todos esos pibes que sin preparación agarraron un fusil y en nombre de la patria, fueron a luchar. Hablamos de un pueblo engañado e ingenuo, un pueblo ilusionado de que se iba ganando una guerra sucia y política, cuando la realidad no era esa. Nos referimos a todos aquellos que muertos de frío, de miedo y hambre, que salieron día tras día, a ponerle el pecho a la balas, enfrentando la muerte. Pensamos también  en todos esos jóvenes que habrán querido un abrazo calentito de mamà, en esos tristes y helados días sin abrigo, en cuantos habrán necesitado una palabra de noche, para no dormirse y abandonar el puesto, cuantos simple y sencillamente habrán querido una sonrisa,  no solo vemos un campo lleno de minas, si no que vemos la cara de cada soldado pidiendo a gritos que pararan, llevando arrastrando a su compañero lo más cerca de la atención de los médicos, vemos a todos aquellos que no se pudieron despedir, de sus familias y amigos.

Un día como hoy recordamos ese comunicado, que a más de una familia, le hizo erizar la piel en el momento en que por la radio se anuncia, el comienzo de la guerra. Prohibido olvidar a los caídos y combatientes de Malvinas, porque las Malvinas fueron son y serán argentinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *