PELIGRAN LOS HUMEDALES BONAERENSES

En medio de la crisis sanitaria, el Intendente de Esteban Echeverría firmó un acuerdo que le permitiría al club deportivo Racing construir un predio deportivo en uno de los humedales más importantes de la provincia de Buenos Aires. 

En las últimas semanas, Fernando Gray presentó en la Corte Suprema de Justicia un escrito donde aseguraba que el proyecto de Racing para edificar en la Reserva Natural Laguna de Rocha estaba aprobado, ya que había sido evaluado y no provocaría ningún tipo de impacto ambiental. Sin embargo, las organizaciones sociales reclaman que esto no fue así. 

La Laguna de Rocha, ubicada en Esteban Echeverría, abarca 1400 hectáreas y fue declarada como Reserva Natural Integral y Mixta en el año 2012. La Ley Provincial 14.516 asegura que debe garantizarse su preservación y para esto crear un Comité de Gestión, integrado por el Intendente de Esteban Echeverría, La Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR), el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) y diversas agrupaciones sociales. 

Según esta reglamentación, quién desee construir y modificar el área protegida, deberá presentar un estudio de impacto ambiental que todos los miembros de la Junta tienen que aprobar. 

En la última reunión del Comité de Gestión, el 9 de marzo de 2020, se trataron muchos temas, pero no se presentaron actualizaciones en el caso Racing. A pesar de esto, tres meses después, el proyecto fue aprobado “sin objeciones” por el Presidente del Comité, el Intendente Fernando Gray. 

Alan Muñoz Percario, del colectivo Ecológico “Unidxs por la Laguna”, asegura que no fueron tenidos en cuenta para tomar esta decisión y pide que se dé marcha atrás con la disposición legal. Hasta el momento, no han recibido ningún tipo de respuesta o explicación por parte de las autoridades municipales ni provinciales. 

Las 32 hectáreas que se le atribuyen a Racing forman parte de la Reserva y son lagunas.  Para edificar en este lugar, los terrenos tendrían que ser rellenados y esto indudablemente generaría consecuencias negativas de todo tipo. 

Por un lado, el humedal es una zona baja que funciona como regulador hídrico. Controla las inundaciones y brinda la humedad necesaria en épocas de sequía. 

Si el club deportivo construye, los terrenos se elevarían y el agua que normalmente se acumula terminaría desbordando los principales arroyos de la cuenca y por ende, inundando los barrios aledaños. Esto ya ocurrió el año pasado. Como consecuencia del relleno de 20 hectáreas privadas dentro de la reserva, en octubre de 2019, Esteban Echeverría vivió una de sus peores inundaciones en la zona de El Jaguel y 9 de Abril. 

Además, se perdería una enorme cantidad de biodiversidad ya que en la reserva conviven más de 160 especies de aves, lo que representa un 30% de las especies de pájaros de nuestro país.

Una vez más queda en evidencia cómo los negocios y los intereses personales terminan jugando papel importante y ponen en peligro tanto la preservación del ambiente como el bienestar de las personas. Y al mismo tiempo, casos como el de Racing, nos demuestran la importancia de informarnos sobre lo que realmente sucede en el lugar donde vivimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *