POR SIEMPRE MARADONA

Por Matias Maninni

CON LA INMENSIDAD DE UNA DEIDAD

Antes de empezar hay que aclarar que todas las deidades no son completamente buenas o malas, sin ir más lejos Jesús es odiado por los judíos y satanás venerado por algunos cultos.

Claramente no queremos comparar a Jesús y Satanás con Maradona, sin embargo Diego comparte una característica que es propia de todas las deidades. Sus figuras son tan inmensas que resulta imposible analizarlas en su totalidad y se terminan observando desde puntos de vista que intensifican una parte de dicho ser y minimizan el resto. Mi intención es intentar describir a Diego en toda su magnitud aunque esto resulte imposible. Él fue de todo menos un simple jugador de futbol.

Maradona junto con Doña Tota y Don Diego.

El primer paso es intentar entender que simboliza Maradona en los diferentes pueblos del mundo. Es esa luz de esperanza, la sensación de que no importan las dificultades la posibilidad de triunfar en la vida existen. Es la demostración de que nada es imposible y que no necesariamente la plata cambia a las personas, que uno puede seguir siendo el mismo con sus virtudes y defectos. Por eso el día de su fallecimiento se lo despidió con velas y murales en pueblos donde no interesa el futbol pero que sufren día a día, como lo son la India y Siria. Sin alejarse tanto se me viene a la mente la frase del hincha anónimo que en su velorio manifestó “ni para comer teníamos y él nos hacía felices”.

Luego en Argentina no fue solo la consagración de México 86, fue todo lo que tenía de trasfondo ese logro. Era el momento de felicidad y unidad de un pueblo que había sufrido 30 mil desaparecidos, una guerra contra el Reino Unido que fue una masacre, además de estar totalmente dividido y aterrado por lo ocurrido. Sin incluir la victoria a Inglaterra que simbolizo una sensación de reivindicación por todo lo que había sucedido, que por más poderoso que sea ese país había en algo que no solo podíamos competir, sino que fuimos superiores. Pero Maradona no termina ahí, también simboliza el sentido de pertenencia por Argentina y el dejar todo por la patria… claro, desde su lugar de “futbolista”. Las máximas expresiones de esto se dan cuando a pesar de tener los dos tobillos como una pelota de tenis jugo todos los partidos de Italia 90 de todas formas, incluso jugo la final desgarrado. A eso hay que para el repechaje en 1993 bajo 15 kilos en un mes solo para poder ayudar a su país a clasificar al mundial, cuando ya no tenía nada por demostrar y todo por perder. Sin olvidar cuando jugando en el Barcelona le rompió la vitrina y un trofeo al club porque no lo dejaban ir a jugar un amistoso con la selección.

Maradona junto con Claudia, Dalma y Gianinna.

Eliminar a Italia en su propio mundial le significo la condena social que lo obligo a abandonar ese país. Sin embargo esto no ocurrió en Nápoles, la ciudad donde Diego está más cerca de ser una deidad. No quiero interiorizar mucho en la admiración que despierta Maradona en esa ciudad porque considero que les corresponde a ellos, ya que también la figura del astro argentino les pertenece. Sin embargo tengo que remarcar que él simbolizo la “revancha” del sur de Italia. Les devolvió el orgullo a esa zona y en especial a la ciudad. La posibilidad de sentirse superiores, aunque sea por un rato, contra el norte que siempre los oprimió y menosprecio. No solo por “correr atrás de una pelota” sino por interiorizarse con esa causa y reconocer las banderas del sur de Italia y de Nápoles como propias. Esto queda expreso cuando antes de la semifinal Argentina- Italia Maradona declara “ahora se acuerdan que Nápoles queda en Italia”, haciendo referencia al pedido de los periodistas y famosos tanos de que los napolitanos alienten por su país y no por su máxima estrella.

Después está toda la parte oscura que rodea a esta figura. Como fue su adicción a las drogas, en especial a la cocaína. Esta droga que directa o indirectamente lo acompaño hasta el final de sus días porque según él mismo declaro “a la droga nunca se la termina de vencer, es una lucha eterna” y simbolizo la primera causa seria por la que se lo señalo a Maradona. Anteriormente solo era su indisciplina. Si bien hoy en día la drogadicción es considerada una enfermedad, en el momento donde Diego cayó en ella era un motivo de exclusión y castigo social.

Luego también es discutido Maradona por cómo se comportó como padre, en el caso de Dalma y Gianinna por su problema con las drogas. Pero en el caso de los demás hijos e hijas que tuvo mientras estaba casado con Claudia por no reconocerlos como propios hasta hace unos pocos años. Es una actitud sumamente reprochable sobre cualquier persona, pero desde mi lugar voy a elegir no opinar y que sean sus hijos los que lo juzguen.

Diego y su nieto Benjamín.

El hecho más repudiable de Maradona se da en los casos que lo involucran en violencia de género como lo es la denuncia de Claudia sobre haber sufrido violencia psicológica hacía ella por parte del diez y sus seguidores. Pero mucho más explícito es el video donde se ve que le pega al celular de su expareja Roció Oliva y donde nadie debe mirar para otro lado. Hay que ser consciente de que, además de todo lo que haya hecho bien, cometió hechos sumamente repudiables como lo es ejercer la violencia sobre su pareja.

También es imposible omitir la foto donde se lo muestra abrazado a dos menores de edad desnudas en Cuba. Si bien el código penal cubano no considera pedofilia a partir de los 16 años y la edad exacta de estás chicas se desconoce, claramente son menores de edad. También está denunciado de pedofilia por un presunto hijo (Santiago Lara) que sostiene que el diez estuvo con su mamá cuando era menor de edad. Cuando se habla de Maradona también hay que involucrar a toda esta parte oscura de “El Diego”.

Por último tampoco hay que omitir que varios lo recuerdan como un gran amigo desinteresado y que los ayudo siempre que lo necesito, así como varios deportistas dicen que contaron siempre con su apoyo. Incluso cuando no lo conocían.

Con esta nota o descargo intento dimensionar a Maradona en su totalidad, desde su lado más emblemático hasta el más repudiable, cosa que claramente es imposible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *